La dirección nacional de UPyD destituyó este miércoles a la dirección autonómica de la formación en Asturias después de que el Consejo Territorial tomara la decisión de someter a votación de los militantes si pedían la dimisión del Consejo de Dirección nacional.

El partido de Rosa Díez ha acentuado en las últimas 24 horas su crisis interna con la disolución de su dirección en tres comunidades autónomas en las que ha tenido que constituir gestoras, Andalucía, Asturias y Castilla y León, así como dimisiones en cadena de cargos y de candidatos preparados para las elecciones municipales y autonómicas que se van a celebrar dentro de solo 45 días. La derrota en las elecciones andaluzas y el empuje de la formación con la que UPyD se negó a coaligarse, Ciudadanos, están provocando que las disputas se agraven y la organización se desmorone en algunos territorios en víspera electoral, a pocos días de que se cierre el plazo para presentar candidaturas, el 20 de abril.

En un comunicado, el Consejo de Dirección de UPyD justificó la destitución de la dirección de Asturias y su sustitución por una gestora con el argumento de que la formación magenta es un partido “inequívocamente nacional” con “el mismo mensaje y la misma estrategia en toda España, sin excepciones o privilegios territoriales ni personales”.

Por su parte, la eurodiputada de UPyD Maite Pagazaurtundúa admitió que su formación debe cuestionarse cosas, pero advirtió, en declaraciones a RNE, de que las formaciones territoriales no pueden ir contra la dirección nacional y manifestó que una cosa es “dscrepar o cambiar de ideas”, lo cual “es legítimo”, y otra “ser tránsfuga, trabajar para una organización dentro de otra”.

 

Aunque fuentes de UPyD Asturias aseguraron a Europa Press que había quedado suspendida la Asamblea Territorial que la dirección regional había convocado para este mismo miércoles, el presidente de UPyD Asturias, Ignacio Prendes, manifestó a la Televisión Pública del Principado que la asamblea seguiría adelante y calificó de “muy mala” la decisión de la dirección nacional.“Se sustituye un órgano legítimamente elegido por los afiliados de Asturias y no se puede parar la democracia en base a expedientes con alevosía y nocturnidad”, denunció. “Es una norma básica escuchar a los afiliados”, añadió.

En la asamblea, UPyD Asturias pretende someter a votación de sus militantes la resolución por la que el Consejo Territorial pide la dimisión del Consejo de Dirección nacional de la formación, y con ella la de su líder Rosa Díez, después del resultado electoral en Andalucía.

La resolución fue anunciada el pasado 30 de marzo por el coordinador territorial de la formación, Armando Fernández-Bartolomé, después de que el consejo territorial de UPyD Asturias se reuniera tras la celebración del Consejo Político Nacional el sábado anterior. El documento fue entonces aprobado por una “amplia mayoría” de los miembros del consejo, tras analizar la deriva de la formación desde las elecciones europeas de mayo del pasado año y poniendo especial énfasis en el fracaso cosechado en los comicios andaluces de marzo.

La asamblea territorial había sido convocada después de que Ignacio Prendes, el único diputado que Unión, Progreso y Democracia logró en los últimos comicios autonómicos en Asturias, también se mostrara crítico con la dirección nacional tras los comicios andaluces. Prendes abandonó hace tiempo la dirección nacional de UPyD precisamente porque era partidario de otra estrategia y de confluir con Ciudadanos, la formación política que ha irrumpido con fuerza en Andalucía con nueve diputados.

  

IRENE LOZANO RETA A ROSA DÍEZ

La diputada Irene Lozano anunció este miércoles su intención de encabezar una candidatura para hacerse con las riendas del partido en el congreso extraordinario que UPyD tiene previsto organizar tras las elecciones locales y autonómicas del próximo 24 de mayo.

En declaraciones a ‘Las Mañanas de Cuatro’, la parlamentaria de UPyD (quien dimitió del Consejo de Dirección del partido el pasado 25 de marzo) aseguró que su intención es que el partido elija a una nueva dirección que trabaje para “enderezar el rumbo” de la organización y permita llegar en buenas condiciones a las elecciones generales.

 

  

CESADO POR BUROFAX

El eurodiputado Enrique Calvet recibió el pasado Viernes Santos un burofax de la dirección nacional en el que se le comunicaba la suspensión de militancia por su “constante público desprestigio de UPyD, de sus afiliados y cargos públicos y reiterados actos a favor de otro partido político”, según informó él mismo en un comunicado, en el que calificó de “rotundamente falsa” la acusación del partido.  

Calvet promueve una corriente interna en UPyD denominada ‘La ciudadanía primero’, que este sábado celebrará una reunión en Archidona (Málaga) a la que fueron invitados, entre otros, Toni Cantó, quien ayer dimitió como diputado y candidato de UPyD a la Generalitat Valenciana; Álvaro Anchuelo, Ignacio Prendes y Luis de Velasco, todos ellos críticos con la dirección nacional del partido.

El grupo de UPyD en el Parlamento Europeo está ahora dirigido por Maite Pagazaurtundua. Dos de los cuatro parlamentarios, Calvet y Fernando Maura, se encuentran en procedimiento disciplinario por “reiteradas actuaciones de desprestigio del partido” y su negativa a “acatar las normas internas”.