El ministro del Exteriores, Juan Manuel García Margallo , admitió este martes que se han producido “disfunciones” en la gestión del rescate de los tres espeleólogos accidentados en Marruecos.

En declaraciones a los medios, el ministro admitió que no sabe si las autoridades marroquíes tenían los medios suficientes, pero, en todo caso, “ahora” no tiene “excesiva importancia saberlo” porque lo importante “es atender al dolor de las personas que están sufriendo”.

“Es verdad que el avión (con los expertos de la Policía y la Guardia Civil) no estuvo allí en el momento que a nosotros nos hubiese gustado, ha habido, como se produce en todas estas desgracias, disfunciones en la gestión”, reconoció, citado por Europa Press.

Sin embargo, Margallo se justificó diciendo que “el Ministerio de Exteriores desde el primer momento solicitó la autorización”. “El cónsul, el agregado de Interior y la segunda jefatura han estado disponibles y actuando, yo he estado en el teléfono como ha estado la unidad de emergencias consulares”, sentenció.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, elogió este pasado lunes a Marruecos por su actuación en el caso y afirmó, en declaraciones a RNE, que “las autoridades marroquíes han hecho un gran esfuerzo y han puesto de su parte su saber y su entender”. De todo ello, añadió, se quedaba “con la buena voluntad y el afán de colaborar del gobierno de Marruecos”.

Por su parte, el padre del único superviviente del accidente (en el que perdieron la vida Gustavo Virués y José Antonio Martínez), Juan Bolívar, cree que es “más culpable el Gobierno español que el marroquí, porque el marroquí tiene los medios que tiene”. “No hubo medios, ni nos dieron los medios, nada de nada”, lamentó en una entrevista en Antena 3 recogida por Europa Press. Su hijo, añadió, pasó siete días, sin cobertura, “en una piedra con el cadáver de un amigo” y cuidando de su compañero herido “para que luego se produjese ese desenlace”.