El Gobierno venezolano ha insinuado que podría denegar la entrada en el país al expresidente del Ejecutivo español Felipe González si considera que su presencia persigue interferir en asuntos internos de la nación.

El vicecanciller venezolano para Asuntos Europeos, Calixto Ortega, ha criticado en una entrevista en televisión la decisión de González de participar en la defensa de los opositores encarcelados Leopoldo López y Antonio Ledezma como asistente extranjero.

Pareciera que Felipe González se ha sumado a esta acción de (desprestigio de Venezuela de) la derecha de España, donde desde el 1 de enero se sacaron más de 900 publicaciones en contra de nuestro país”, ha denunciado en el programa ‘Vladimir a la 1’, emitido en Globovisión.

Preguntado si el Gobierno venezolano permitirá a González entrar en el país, Ortega ha indicado que si el expresidente del Ejecutivo español “viene a Venezuela a trabajar (…) tiene que tener una visa de trabajo”.

Será bienvenido siempre que no moleste

Y ha recordado unas recientes declaraciones de la canciller venezolana, Delcy Rodríguez, en las que señalaba que serán bienvenidos al país “quienes vengan en un plan no injerencista”.

No es la primera vez que una autoridad venezolana insinúa que se le denegará a González la entrada en el país. “Una persona como ésta, que quiere ingresar como un procónsul a interferir, lo menos que puede hacer un Gobierno serio es ponerlo en un avión y enviarlo a su casa”, comentó recientemente el vicepresidente de la Comisión de Política Exterior de la Asamblea venezolana, Saúl Ortega.

En la entrevista, Calixto Ortega ha precisado que es el presidente de la República, Nicolás Maduro, quien dirige la política exterior de Venezuela y a quien corresponde la decisión de autorizar la entrada a González en el país, llegado el caso.