El Gobierno vasco trabaja en un proyecto piloto que vinculará la reinserción de los presos de ETA con su autocrítica. Esta iniciativa se pondrá en marcha tras los comicios municipales y forales, para “sacarlo del ruido electoral”, según anunciaron en un desayuno informativo en Vitoria el lehendakari, Iñigo Urkullu, y el secretario de Paz y Convivencia del Ejecutivo autónomo, Jonan Fernández .

Durante la comparecencia ante los medios informativos, se ha presentado el Programa Zuzendu, para “la divulgación de una pedagogía de la autocrítica en derechos humanos”, que estará vinculado con el denominado Hitzeman, la ‘vía legal’ del Gobierno vasco para la reinserción de las personas presas.

El lehendakari explicó que los procesos de autocrítica “están relacionados con el reconocimiento del daño causado”, y pueden ser “individuales o colectivos”. Para Urkullu, es necesario “pasar de la coexistencia a la convivencia”, ya que ve “difícil” que se dé una convivencia “si no hay un ejercicio autocrítico del reconocimiento del daño causado”. El proyecto piloto se desarrollará tras la próxima cita electoral en Euskadi, para evitar que se vea afectado “por el ruido del debate electoral”.

Además, el programa de autocrítica Zuzendu prevé la organización de unas jornadas anuales promovidas por el Gobierno vasco sobre “el valor social y político de la autocrítica”. La primera de ellas se celebrará en el segundo semestre de este año y su organización correrá a cargo de una entidad “especializada e independiente”.

La presidenta de la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT), Ángeles Pedraza, pidió este miércoles al Gobierno y la Dirección General de Instituciones Penitenciarias que frenen el plan de Urkullu, que calificó como “locura”, según declaró a Europa Press,