La balanza por cuenta corriente , que mide los ingresos y pagos al exterior por intercambio de mercancías, servicios, rentas y transferencias, registró un déficit de 400 millones de euros en enero, cifra inferior en un 55,5% a la del mismo mes de 2014 (900 millones de euros), según los datos facilitados este martes por el Banco de España .

Este resultado es consecuencia principalmente del mayor superávit de la balanza de bienes y servicios, hasta los 1.000 millones de euros, y del menor déficit de la balanza de rentas, hasta los 1.500 millones de euros.

En la balanza de turismo y viajes, el superávit alcanzado en enero ascendió a 2.100 millones de euros, ligeramente por debajo de los 2.200 millones de enero de 2014. La cuenta de capital registró, por su parte, un superávit de 100 millones de euros, frente al déficit de 100 millones de euros de un año antes.

El saldo agregado de las cuentas corriente y de capital, que determina la capacidad o necesidad de financiación de la economía, fue negativo en enero y se situó en 400 millones de euros, frente a los 100 millones de euros de enero de 2014.

En los últimos doce meses, hasta enero de 2015, la capacidad de financiación de la economía alcanzó los 13.600 millones de euros, por encima de los 12.900 millones de euros acumulados en el conjunto de 2014.

 

Inversores. Por otra parte, según la misma fuente, los inversores inyectaron en España 5.300 millones de euros en enero, frente a las salidas por importe de 5.800 millones de euros registradas en el mismo mes de 2014. La salida o entrada de capitales es un saldo que resulta de tener en cuenta lo que los inversores españoles invierten fuera del país y lo que los extranjeros destinan a España en ese mismo mes.

En el desglose de los datos, los 5.300 millones que se invirtieron en España en enero se deben, principalmente, a los 19.200 millones de euros que entraron al país por inversiones de cartera y a los 100 millones por derivados financieros.

Por el contrario, salieron de España 13.700 millones de euros por otras inversiones (préstamos, repos y depósitos, principalmente) y 300 millones de euros por inversiones directas.