La Sala de lo Penal del Tribunal Supremo celebrará el próximo 14 de abril una vista pública para estudiar el recurso presentado por el exjuez Elpidio José Silva contra la condena de 17 años y medio de inhabilitación dictada por el Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) por un delito de prevaricación continuada cometido durante su investigación sobre el ex presidente de la patronal Gerardo Díaz Ferrán y el ex presidente de Caja Madrid, Miguel Blesa , a quien envió en dos ocasiones a prisión.

Los magistrados Manuel Marchena, Francisco Monterde, Andrés Palomo, Carlos Granados y Andrés Martínez Arrieta, que ha sido designado ponente,  estudiarán la sentencia en la que se le atribuía un delito de prevaricación continuada en concurso con dos delitos contra las garantías constitucionales y conllevó su expulsión de la Carrera Judicial, según ha informado Europa Press.

La resolución imponía también el pago de una multa de 6.310 euros y el pago de 10.000 euros a Díaz Ferrán por daños morales. Blesa se reservó el derecho a pedir responsabilidad civil. El tribunal le acusó de adentrarse en una “inquisición general” contra Blesa, extralimitándose en sus funciones, sin motivar sus resoluciones y actuando con una “execrable” parcialidad a favor de la acusación ejercida por Manos Limpias. “Le importaba poco la ley”, dice.

“Desplegó una voluntad decidida a investigar de modo integral toda la supuesta mala gestión de Blesa al frente de la caja, adentrándose en una inquisición general para descubrir cualquier delito conectado a los hechos denunciados a costa de irle restando garantías”, determina el tribunal.

El juez envió finalmente a Blesa a prisión el 16 de mayo de 2013. Tras haber pagado la fianza de 2,5 millones, el magistrado ordenó de nuevo y en menos de un mes su vuelta a la cárcel madrileña de Soto del Real. Blesa permaneció quince días y dijo al salir: “Quiero un juez imparcial”.