El copiloto del avión de Germanwings que se estrelló el martes en los Alpes franceses, Andreas Lubitz , recibió tratamiento psiquiátrico por un ” grave episodio depresivo ” hace seis años, según ha desvelado este viernes el diario alemán Bild.

La Fiscalía de Francia, tras escuchar el contenido de la caja negra que registra las voces en cabina, acusó al copiloto de haber causado voluntariamente el siniestro aunque no ha ofrecido ninguna razón para justificar esta actuación.

Andreas Lubitz fue “suspendido durante meses” por Lufthansa en su etapa de formación, en 2009, y tenía un historial de depresión por “una crisis existencial” cuando se encerró en la cabina del avión Airbus A320 que se estrelló el 24 de marzo en los Alpes franceses, según ha informado el diario británico The Times.

En un artículo titulado ‘Lufthansa conocía la depresión del piloto’, el rotativo británico ha indicado que el copiloto tenía un “historial” de “depresión” provocada por “una crisis existencial” cuando decidió hacer colisionar el avión con otras 149 personas a bordo en los Alpes franceses.

Además, ha informado de que Lubitz fue “suspendido” en la escuela de vuelo de Lufthansa “durante varios meses” antes de que le permitieran volver a entrenarse y ser evaluado como piloto”. El presidente de Lufthansa, Carsten Spohr, afirmó este jueves en rueda de prensa que Lubitz tuvo una “interrupción” de varios meses en su etapa de formación por una baja médica, sin especificar de qué se trataba por el “secreto médico”.

Por su parte, Bild ha señalado Lubitz recibió tratamiento psiquiátrico por un “grave episodio depresivo” hace seis años, en 2009. El episodio incluía “crisis de ansiedad y depresiones” y llevó al joven a recibir tratamiento psiquiátrico durante 18 meses.

La Fiscalía de Francia, tras escuchar el contenido de la caja negra que registra las voces en cabina, acusó este jueves al copiloto Lubitz de haber causado voluntariamente el siniestro aunque no ofreció ninguna razón para justificar esta actuación.

Encontrado “algo” en su apartamento. Los agentes que han registrado el domicilio del copiloto en Dusseldorf han asegurado que no han hallado ninguna nota de suicidio pero uno de los portavoces policiales ha dicho que han “encontrado algo” en las últimas que ahora va a ser analizado y que podría ser una “pista importante” en las indagaciones, según el diario británico Daily Mail.