La presidenta de la Junta de Andalucía en funciones y ganadora de las elecciones autonómicas, Susana Díaz, inició este jueves, con el presidente del PP andaluz y candidato a la Presidencia, Juanma Moreno, su ronda de reuniones con los partidos que han obtenido representación parlamentaria.

En su cuenta en Twitter, Díaz escribió este jueves que iniciaba una ronda de contactos con los partidos políticos y representantes de la sociedad civil, porque “Andalucía no tiene ni un minuto que perder”.

Durante el encuentro, Juanma Moreno condicionó la posibilidad de que su partido facilitara la investidura de Susana Díaz a la firma de un acuerdo con el PSOE-A para que se respete la lista más votada de cara a las elecciones municipales de mayo. No obstante, advirtió de que la posición en este momento de su partido es votar que no a la investidura.

En rueda de prensa tras su reunión con la presidenta de la Junta en funciones y ganadora de las elecciones en el Palacio de San Telmo, Moreno indicó que si Díaz y el PSOE-A “quisiesen que el Partido Popular la apoyase” en la investidura, se firmaría un gran acuerdo, por escrito, entre ambas formaciones, para que en las próximas elecciones municipales de mayo se respetara también la lista más votada en todos los municipios de la comunidad. Esto sería, según ha apuntado, algo “sensato, coherente y equilibrado”, apuntó Moreno.

Advirtió, además, de que su partido no va a hacer lo que hizo el PSOE-A hace tres años, es decir, contactar con las otras fuerzas políticas para evitar que la opción política con mayor número de votos sea gobierno. “No vamos a mover ni un dedo ni contactar con ninguna otra fuerza política para intentar evitar la investidura de Díaz”, manifestó.

Chavez y Griñán. Por su parte, la candidata de Podemos a la Presidencia de la Junta, Teresa Rodríguez, ha condicionado este jueves la posición de su partido en el debate de investidura de Susana Díaz a que por parte del PSOE-A se acepte un paquete de medidas “de sentido común”, entre las que se incluye la dimisión “inmediata” de los expresidentes de la Junta Manuel Chaves y José Antonio Griñán, citados como imputados ante el Supremo por el caso ERE, de sus escaños en el Congreso y Senado.

Aparte, la candidata de Podemos propuso que los partidos sean responsables subsidiarios para asegurar que se devuelve el dinero de las arcas públicas que se haya mal utilizado para financiar al partido; que la Junta no haga convenios con entidades financieras que ejecuten desahucios, y la readmisión de personal en educación, sanidad, igualdad y bienestar social a través de la disminución de altos cargos y asesores políticos.

En un sentido similar, el candidato a la Presidencia de la Junta de Ciudadanos, Juan Marín, trasladó personalmente a Díaz que su formación se opondrá a su investidura en todas las votaciones que se produzcan mientras que no abandonen sus actas en el Congreso y en el Senado los expresidentes Chaves y Griñán.

En declaraciones a los periodistas tras mantener un encuentro con Díaz, Marín explicó que también le había comunicado a la socialista su intención de no formar parte del Gobierno, tal y como se había comprometido su formación durante la campaña electoral.

Este viernes, la presidenta en funciones mantendrá reuniones con los dirigentes de la Confederación de Empresarios de Andalucía (CEA), Javier González de Lara; de UGT-A, Carmen Castilla, y de CCOO, Francisco Carbonero. También está previsto que reciba a representantes de organizaciones agrarias y de otros agentes sociales, según fuentes de la Junta.