El hijo mayor del expresidente de la Generalitat, Jordi Pujol Ferrusola, ha justificado la multiplicación de la fortuna familiar por tener el dinero invertido en “láminas financieras de titularidad opaca”, con lo que consiguieron que los fondos se multiplicaran desde 140 millones de pesetas en 1980 hasta ocho millones de euros en el 2000, han explicado fuentes judiciales.

En su declaración como imputado ante la titular del Juzgado de Instrucción 31 de Barcelona, Beatriz Balfagón, el primogénito ha asegurado que repartió el dinero al vencimiento de estos productos financieros entre los siete hermanos y su madre, Marta Ferrusola, en partes iguales, y que procedían de Austria, Alemania, Finlandia, Estados Unidos y España.

Jordi Pujol Ferrusola, citado por la agencia Europa Press, no ha explicado por qué esos fondos se multiplican exponencialmente hasta el año 2000 y que luego, sin embargo, han dejado de dar esa rentabilidad; también ha asegurado que el padre se mantuvo siempre al margen de la gestión de estos fondos y desconocía cómo se hizo.