Empleados y trabajadores de Banco Madrid impugnarán por vía administrativa y judicial la intervención de la entidad por parte del Banco de España al entender que hubo una sobreactuación del supervisor y que se intervino con celeridad.

En primer lugar, interpondrán un recurso de alzada ante el Ministerio de Economía antes del 11 de abril, fecha en la que vence el plazo para poder llevar a cabo esta actuación.

Si este recurso de alzada no tiene éxito, acudirán a la vía judicial para interponer un recurso ante la Audiencia Nacional. Empleados, clientes e inversores serán defendidos por el despacho de abogados Cremades & Calvo Sotelo.

Según el abogado Alberto Ruiz, la decisión del Banco de España de intervenir la entidad ha sido “arbitraria”. Desde el despacho también indican que intentarán presentarse como interesados en el proceso para tener acceso a toda la información que se está manejando.

Desde su punto de vista, la intervención del Banco de España ha provocado que una entidad solvente y rentable haya caído en la insolvencia. Además, creen que la situación se ve agravada por el “silencio” de la institución que encabeza Luis María Linde, el Ministerio de Economía, el Servicio de Prevención de Blanqueo de Capital (Sepblac) y la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).