Financiera El Corte Inglés concentró el 41,36% de los créditos concedidos por establecimientos financieros para la adquisición de bienes de consumo el año pasado en España, con un total de 6.128,59 millones de euros, lo que supone un aumento del 1,16% respecto al ejercicio anterior.

De esta forma, el gigante de la distribución retorna a terreno positivo con un alza de más del 1% en el volumen de inversión nueva en financiación de bienes de consumo, tras años marcados por la crisis económica en los que concedió menos créditos al consumo, con descensos que fueron moderándose hasta el 0,63% en 2013.

 En 2012, El Corte Inglés otorgó un 9,86% menos de créditos al consumo, mientras que un año antes el retroceso fue del 6%, por encima de caídas del 5,87% en 2009 o del 2,25% en 2008.

Del importe total otorgado durante el pasado año, 4.702 millones de euros corresponden a tarjetas de crédito y 1.425 millones a créditos al consumo, según datos de la Asociación Nacional de Establecimientos Financieros (Asnef) recogidos por Europa Press.

Así, la entidada en la que el Santander posee un 51% redujo casi un punto su participación sobre el volumen total, al pasar de un 42,15% en 2013 a un 41,36% el año pasado, pero sigue encabezando el ‘ranking’ de empresas por inversión nueva en financiación de bienes de consumo.

De hecho, a finales del pasado año, coincidiendo con el inicio de la campaña navideña, El Corte Inglés cerró en veinte días más de 100.000 contratos para compras de Navidad por un importe de más de 70 millones de euros.

Concretamente, alrededor de un tercio de los contratos correspondieron a los créditos de 300 euros, mientras que las líneas de crédito de 600 y 900 euros oscilaron en el entorno del 20% cada una.

Tras la financiera El Corte Inglés figura en segundo lugar el Santander, a través de Santander Consumer Finance, que concedió un 9,05% más de créditos al consumo en 2014, seguida de Grupo BBVA Consumer Finance (+3,34%) y el grupo Cetelem (+12,67%).

El crédito al consumo de bienes duraderos consolida su crecimiento en 2014 y los primeros meses de 2015, con un incremento del 8,25% en el ejercicio anterior, lo que supone un total de 21.713 millones de euros, según los datos de las entidades que forman parte de la Asociación Nacional de Establecimientos Financieros de Crédito al Consumo (Asnef). Además, se ha producido un descenso de la morosidad del 3%.

Dentro de la financiación a bienes duraderos, la destinada a la compra de coches se incrementó un 18% el pasado año, lo que ha supuesto 6.895 millones de euros, mientras que los créditos al sector consumo crecieron un 4%, hasta los 14.818 millones, que engloba tanto el gasto en tarjetas de crédito como en bienes de consumo y préstamos personales.