El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, ha asegurado que quiere “un partido limpio”, remarcando que tanto él como la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, están actuando de manera contundente contra la corrupción cuando, “desgraciadamente”, les “afecta en primera persona”.

“Yo quiero un partido socialista limpio, en el que haya relevo generacional”, ha añadido, apostillando que Díaz lo representa en Andalucía y él en España. En una entrevista en ‘Los desayunos de TVE’ recogida por Europa Press, se ha referido a la operación contra ex altos cargos de la Junta de Andalucía por los cursos de formación llevada a cabo este martes por la juez Mercedes Alaya y ha lamentado que los españoles tengan que desayunar con este tipo de noticias.

 

En este sentido, el líder socialista ha señalado que hay dos tipos de políticas para luchar contra la corrupción, reaccionar de manera contundente cuando tienen un caso en tu formación y prevenir que vuelva a ocurrir a través de la transparencia. Por ello, ha remarcado que el PSOE ha firmado un convenio con Transparencia Internacional por el cual publicarán en su portal las cuentas corrientes y el patrimonio, entre otras cosas, convirtiéndose en “el partido más transparente de España”.

 

No obstante, Sánchez ha reconocido que su formación tiene que “avanzar mucho en transparencia”, pero ha recordado que, durante los siete meses que lleva de secretario general de los socialistas, cuando ha habido un caso de corrupción en el PSOE ha actuado con contundencia y ha subrayado su intención de que así siga siendo.