Grecia se quedará sin dinero el próximo 20 de abril si no recibe asistencia de sus acreedores, según ha indicado a Reuters una fuente familiarizada con la situación.

Atenas trata de enviar a sus socios europeos en los próximos días una lista de reformas con la esperanza de lograr desbloquear nuevas ayudas que permitan al país sortear la suspensión de pagos.

Grecia había confiado últimamente en operaciones ‘repo’, donde toma prestado dinero de entidades públicas, para cubrir sus necesidades de liquidez, pero sólo puede seguir confiando en ella durante algunas semanas más.

“Aunque será duro, el país puede hacerlo sin ayuda hasta alrededor del 20 de abril, utilizando los préstamos a corto plazo de entidades públicas”, indicó la fuente.

Específicamente, Atenas confía en que si los ministros de la eurozona aprueban la última lista de reformas, eso entonces permitiría el retorno de los 1.900 millones de euros en beneficios correspondientes a la exposición del Banco Central Europeo (BCE) a la deuda griega.

Atenas espera también la devolución de unos 1.200 millones de euros en efectivo sobrantes del rescate de la banca griega y que fueron regresados al fondo de rescate europeo.