El candidato de UPyD a la Junta de Andalucía, Martín de la Herrán, se ha desahogado tras su segunda derrota en unas elecciones autonómicas, que concluyeron incluso con la pérdida del escaño que ocupaba. Entretanto, fuentes del partido dan por “muerto” el proyecto político de Rosa Díez

La “lideresa” se ha limitado a emitir los habituales mensajes de consuelo. “El éxito no es definitivo; el fracaso no es fatídico. Lo que cuenta es el valor para continuar. W.Churchill”, ha difundido en su cuenta de Twitter.

 

De la Herrán también se ha consolado como ha podido, con frases del tipo “la mayor satisfacción es saber que hemos hecho lo que teníamos que hacer”, “no vamos a renunciar a nuestra lucha contra la corrupción, contra los de siempre” o “no renunciaremos a nuestros principios”, antes de dispararse con un tono mucho más rotundo: “El mensaje que queda hoy es que han ganado los partidos de la corrupción”. En un tono más conciliador, ha concluido con un “Felicito a @_susanadiaz @JuanMa_Moreno @TeresaRodr_ @juanmarin_cs @MailloAntonio y les pido que de verdad trabajen por todos los andaluces”.

Por otra parte, el eurodiputado de UPyD Fernando Maura, crítico con Rosa Díez y a la dirección de la formación y ha dado por muerto al partido tras el resultado de las elecciones autonómicas de Andalucía, donde han recibido menos del 2 por ciento de los votos y no han conseguido representación parlamentaria.

 

En un artículo publicado en el blog del periódico ‘El Español’ y titulado ‘El hundimiento’, Maura afirma que la historia de UPyD ha acabado solo seis meses después de que, en agosto de 2014, su excompañero Francisco Sosa Wagner defendiera una alianza electoral con Ciudadanos (C’s). Posteriormente, Díez le apartó de la portavocía en el Parlamento Europeo y el eurodiputado acabó dejando el escaño y abandonando el partido.

 

“El partido que creamos unos cuantos luchadores por las causas perdidas en el verano de 2007 se ha esfumado de la escena pública española justo en el momento en el que quizás resultara más necesario”, señala Maura, que lamenta que muchos miembros de UPyD se hayan “quedado en el camino” por “la mala gestión de ese proyecto”.