El descalabro de la formación magenta tras las elecciones andaluzas ha sido evidente, y ha demostrado que, hoy por hoy, los Ciudadanos de Albert Rivera se encuentran en trayectoria ascendente.

UPyD corre el riesgo de quedarse definitivamente en fuera de juego tras la entrada de Ciudadanos en la arena nacional. Al menos ésta es una de las primeras conclusiones que se pueden extraer de su incapacidad de conseguir un solo escaño en las elecciones autonómicas andaluzas.

El candidato de UPyD a la Presidencia de la Junta, Martín de la Herrán, ha dicho en declaraciones a Efe, tras conocer que su partido se va a quedar fuera del Parlamento andaluz, que estas elecciones “las ha ganado la corrupción”, contra las que ellos han luchado.

De la Herrán ha declarado a los periodistas en Málaga que seguirán trabajando “en la misma línea”, por una “democracia mejor, por la pluralidad y contra la corrupción”.

El candidato de UPyD ha lamentado los resultados y ha señalado que es “decepcionante”, no desde una lectura interna de partido, sino para la sociedad andaluza, ya que el escenario que se dibuja es de “verdaderas incógnitas”.

“Vamos a trabajar en mejorar lo que podamos mejorar sin renunciar a nuestros principios”, ha dicho, y ha añadido que los resultados “no serán motivo para cambiar y acompañar a la corrupción”, sino a los ciudadanos, que ven a UPyD como “una oportunidad para acabar con los problemas de la región”.

Con el 98,5% de los votos escrutados, UPyD ha logrado 75.497, el 1,93%. La gran ausente de la noche ha sido la líder del partido “magenta”, Rosa Díez, quien sí ha acompañado a De la Herrán de forma continua durante toda la campaña.