La portavoz nacional de UPyD, Rosa Díez, ha querido dejar claro que tanto ella como su partido siguen teniendo “la misma fuerza” y que no van a rendirse tras el resultado “inapelablemente malo” de las elecciones andaluzas de este domingo, donde han vuelto a quedar sin representación parlamentaria.

En rueda de prensa en la sede de UPyD, Rosa Díez ha remarcado el carácter independiente y autónomo de su partido y ha dicho tener “la cabeza alta” y mantener los mismos principios y valores. “Unas veces se gana y otra se pierde, pero lo importante es seguir luchando –ha subrayado–. UPyD es un partido que no se rinde”.

En ese sentido, ha indicado que no ha variado sus planes de presentarse a la primarias para volver a ser el cartel electoral de las generales y que, de momento, nadie le ha pedido que dimita. Preguntada por las críticas que han realizado algunos miembros de la dirección como el diputado Álvaro Anchuelo o el asturiano Luis Prendes, ha asegurado que respeta “la libertad de expresión” de todo el mundo, incluidos los dirigentes de su formación.

También ha dejado claro que no tiene intención de convocar un congreso de la formación y ha garantizado que seguirá “al servicio de UPyD” mientras el partido se mantenga como una formación “autónoma e independiente” y tenga el respaldo de los afiliados, que fueron quienes la eligieron. “Estoy orgullosa de ser la portavoz de un partido insobornable, autónomo e independiente”, ha comentado.

Díez ha comparecido ante los medios de comunicación antes de la reunión del Consejo de Dirección del partido que analizará los resultados de las andaluzas y lo ha hecho arropada por el candidato del partido a la Comunidad de Madrid, Ramón Marcos, y por el abogado de la formación y secretario general del grupo de UPyD en el Congreso, Andrés Herzog.

La portavoz del partido ha empezado proclamando su orgullo por el trabajo realizado por UPyD y su candidato a la Junta de Andalucía, Martín de la Herrán, durante los últimos tres años, y recalcando que es “una pena” que haya “perdido la oportunidad” de entrar en la Cámara autonómica porque los andaluces, a los que ha dicho respetar, han decidido “volver a dar la mayoría a los dos partidos que han corrompido la democracia” y que suman, entre los dos, más de mil imputados por corrupción, en referencia a PSOE y PP.

Según la líder de UPyD, en política “lo normal” es ganar unas veces y perder otras y las direcciones del partidos “siempre tienen responsabilidades” con independencia de que los resultados sean buenos o malos pero, a su juicio, “lo importante” es tener “fuerza para seguir luchando por los valores y principios en los que uno cree”.

En este punto ha subrayado que el suyo es un partido “bregado en las dificultades” y que “no se rinde mientras tenga una causa justa por la que luchar”. Esa causa es “regenerar la democracia”, ya sea desde dentro o desde fuera de las instituciones.