Orange ha iniciado el despliegue de su red de fibra óptica en Bilbao, donde llegará a 120.000 hogares a principios de 2016 tras una inversión, conjunta con Vodafone, de 20 millones de euros en la capital vizcaína, que se incrementará hasta los 70 millones de euros para llevar los servicios de fibra a 500.000 hogares en todo el País Vasco, donde la operadora tiene ya 70.000 clientes de telefonía fija y 250.000 de móvil.

La directora de Relaciones Institucionales de Orange España, Maite Arcos, y el director del Proyecto de Fibra de la compañía, Patrick Farges, han presentado este lunes los planes de la operadora para desplegar una red de fibra óptica en Bilbao, que será la primera ciudad de Euskadi, en el marco del acuerdo con Vodafone para el despliegue de una red de fibra óptica hasta el hogar (FTTH) por todo el territorio español.

La fibra óptica de Orange llegará a los barrios bilbaínos de Atxuri, Otxarkoaga, Begoña y Miribilla, y los primeros hogares bilbaínos preparados para la comercialización de servicios de fibra estarán disponibles a finales de este año, mientras que el despliegue completo será a principios de 2016.

Además, en las próximas semanas, el despliegue de fibra óptica se va a extender a las otras dos capitales vascas, San Sebastián y Vitoria, y localidades como Irún, Portugalete, Basauri, Barakaldo o Getxo, entre otras.

Las actividades relacionadas con este despliegue generarán unos 150 puestos de trabajo indirectos en la ciudad, asociados tanto al propio despliegue de la red de fibra óptica como a la posterior comercialización de los servicios sobre dicha red.

Este proyecto se enmarca en el acuerdo con Vodafone, gracias al cual los servicios de fibra óptica de Orange están disponibles ya para cerca de un millón de hogares en varias ciudades españolas, como Madrid, Barcelona, Sevilla, Valencia o Málaga. Además de lanzar País Vasco, se está desplegando la fibra óptica también en Galicia, Asturias y Extremadura.