Satisfechos pero insatisfechos, “propositivos” pero castigados por la irrupción de las nuevas fuerzas políticas. El análisis de Izquierda Unida (IULV-CA) de los resultados de las elecciones andaluzas, en las que ha pasado de doce a cinco diputados, es tan realista como desesperado.

Su coordinador y candidato a la Presidencia de la Junta, Antonio Maíllo, se mostró “insatisfecho” con el resultado electoral, reconoció que los ciudadanos andaluces probablemente han percibido como un “error” el pacto con el PSOE en la anterior legislatura y se mostró, pese a ello, “satisfecho con lo realizado” por su formación, en términos de gestión, en estos años de gobierno en Andalucía, según ha recogido Europa Press.

En rueda de prensa en la sede de IU Andalucía en Sevilla, junto al candidato a la Presidencia del Gobierno, Alberto Garzón, y su equipo de campaña, Maíllo anunció que su formación mantendrá el grupo parlamentario, con cinco diputados, para seguir realizando políticas de izquierda, y admitió que la irrupción de otras fuerzas “evidentemente han dejado fragmentado nuestro apoyo”.

En todo caso, el candidato no consideró “determinante” en el resultado el hecho de que su formación no hubiera atacado más a Podemos durante la campaña. “IU ha realizado una campaña propositiva”, manifestó. La entrada de Podemos y Ciudadanos en el Parlamento conlleva petición de cambio por parte de los ciudadanos que IU “no ha canalizado”.