Numerosas ciudades españoles como Barcelona, Madrid, Málaga o Tenerife celebran desde hace varios años en el mes de marzo el festival de colores Holi, que se celebra en India desde hace siglos para dar la bienvenida al buen tiempo y a la temporada de cosecha.

Esta fiesta coincide con la luna llena de marzo, dura 3 días y alcanza este año su punto álgido el día 6, con la luna llena, fecha en la que casi el 100% de la población India se lanzan entre ellos polvos de colores variados.

En España numerosas ciudades celebran desde hace varios años esta festividad con actividades culturales y gastronómicas organizadas por las Comunidades indias residentes en la zona.

La fiesta, que este año se celebrará entre el 5 y el 7 de marzo, básicamente consiste en lanzarse polvos y agua de colores durante uno o dos días mientras las calles se llenan también de música, gente bailando.

FERTILIDAD, AMOR Y ALEGRÍA.

En la India, Holi se celebra desde tiempos mitológicos y es la fiesta más pagana de todas las que se celebran en la India, asociándose a la fertilidad, el amor y el triunfo del bien sobre el mal.

Los polvos de colores, o gulaal, están elaborados con componentes y colorantes naturales y suelen ser rosa, rojo, azul, verde y amarillo.

Hoy, la celebración de Holi ha traspasado las fronteras del subcontinente indio, debido en gran parte a la emigración de parta de su población a casi todos los países del mundo, y a día de hoy es acogido en muchos países y ciudades con interés y efusión por el carácter sencillo, colorido y alegre de su celebración.

Actualmente incluso se organizan eventos y carreras en fechas no primaverales que llevan como sello de distinción el elemento principal de esta festividad: el lanzamiento de los polvos de colores.

En este sentido, en España son ya varias las ciudades que celebran Holi de forma periódica, de alguna manera occidentalizada, con mucha participación y trascendencia.

DESDE SABADELL A BENALMÁDENA.

Barcelona es la provincia que más tiempo lleva acogiendo la celebración de Holi. Este año Holi en Barcelona (Sabadell) pone en marcha el 15 de marzo su sexta edición. Además de promover cultura e integración, fomentan la solidaridad recaudando fondos para diversas ONG’s.

En la capital de España, el barrio más multicultural de Madrid, Lavapiés, tradicionalmente acoge cada año su festival de colores particular y de hecho en 2014 se celebraron en dos momentos: marzo, coincidiendo con la festividad, y en verano, aprovechando un clima más cálido y apropiado para el lanzamiento de agua de colores.

Y en el sur también hay Holi. No son muchos los malagueños que saben de la existencia del Templo Hindú de Benalmádena, un espacio de encuentro para la Comunidad homónima de la Costa del Sol que está abierta al público los fines de semana.

Situado junto al Parque de la Paloma, cada año celebran Holi en la explanada de que tienen enfrente, pudiendo participar en ella cualquier persona y de forma gratuita.

Finalmente las Islas Canarias, que cuentan con una población importante de personas de origen indio. Además de haberse integrado completamente, van ya por la cuarta y hasta la quinta generación de canarios de origen indio.

Siendo así, la celebración de Holi y otras festividades indias es un hecho habitual y disfrutado por todos los canarios en general. Adeje, en el sur de Tenerife es el escenario habitual para el lanzamiento de los polvos de colores, que se enmarcan dentro de una jornada festiva que incluye gastronomía y danzas tanto españolas como hindúes.

Otras ciudades como Murcia, Granada, Sevilla y Tarifa también celebran eventos con polvos de colores, propios de Holi, pero fuera de temporada o vinculados a otras actividades como fiestas de verano, carreras. También en ciudades como Santander, Vigo, Valencia, entre otras.