Esta operación, llamada ‘Flash’, se está desarrollando de manera simultánea principalmente en Madrid capital y en varias localidades de la Comunidad, entre ellas Alcorcón y Nuevo Baztán

La manera de operar de esta organización se camuflaba en un entramado empresarial que ha complicado mucho la investigación, en la que han participado agentes de Vigilancia Aduanera (Dava) y la Oficina Nacional de Investigación del Fraude (Onif), junto a otros departamentos de la Agencia Tributaria.

Los detenidos eran los responsables de empresas legales que servían de pantalla. Estos, a su vez controlaban otras empresas denominadas ‘trucha’, en las que figuraban testaferros, en ocasiones con sede en diversos países de la Unión Europea.